sábado, 27 de septiembre de 2014

Manuel Castillero Ramírez se lleva el Premio del XIV Certamen de pintura rápida de Segovia

El pasado día 13 de septiembre de 2014,  el pintor cordobés Manuel Castillero Ramírez obtuvo el Primer Premio, dotado con dos mil euros y placa, del décimo cuarto Concurso de Pintura Rápida celebrado en Segovia, “Segovia, Patrimonio de La Humanidad”, organizado por el Ayuntamiento de la vieja capital castellana, bajo el asesoramiento del Taller Municipal de Pintura-Grupo Aqua.


Obra premiada de Manuel Castillero Ramírez en el Concurso de Pintura de Segovia
Obra premiada de Manuel Castillero Ramírez, perteneciente al Ayuntamiento de Segovia
Numerosos artistas se dieron cita para participar en este concurso de pintura, haciendo que las calles de Segovia se vieran convertidas en un enorme taller y sala de exposiciones. A lo largo de la jornada artistas y curiosos se mezclaron, principalmente por las calles que rodean la Plaza Mayor, tales como la calle Real, calle Daoíz, calle Alhóndiga, la misma Plaza Mayor y otras calles y escalinatas que aportan un sabor recio y señorial a la capital segoviana.

La obra ganadora de Manuel Castillero refleja una perspectiva de la escalinata que recorre parte de la vieja calle Alhóndiga. Como curiosidad hay que hacer mención que dicha calle debe su nombre al edificio medieval de “La Alhóndiga” construido en época de los Reyes Católicos como almacén de grano; hoy en día es la sede del Archivo Histórico Municipal.

De nuevo, Manuel Castillero, apoyándose en una técnica realista vigorosa,  pura y esencial, bajo los parámetros del impresionismo y el hiperrealismo, se olvida de los aspectos ornamentales, desechando todo boato para centrarse en ofrecernos un paisaje-retrato urbano en el se manifiesta sobremanera la sensibilidad del artista cordobés. 

La estructura de la obra se basa en un perfecto juego de líneas horizontales y verticales que aportan estabilidad, equilibrio y solidez, en combinación con una acertada iluminación que aporta profundidad y sabor a esa escalinata que nace, en su parte baja, a los pies del edificio de La Alhóndiga, para desembocar, en parte alta,  en la calle Juan Bravo. Sin duda, Manuel Castillero acertó de pleno con la ubicación elegida, seguramente influenciado por la memoria de las estrechas calles del barrio judío de su Córdoba natal. 

Tanto arquitectónicamente, como desde el punto de vista de la iluminación, el entorno elegido sabiamente por Castillero hizo que éste pudiera poner de manifiesto todo su potencial como artista. La siempre difícil misión de dar vida a un lienzo en este tipo de concursos dan un mayor valor a las obras resultantes del buen hacer de los artistas. Pero lo que también denota este merecido primer premio es la clarividencia del autor para acomodar inteligencia, estructuración mental, madurez y técnica pictórica. En estos certámenes denominados de pintura rápida, no caben los errores y exigen del pintor un gran esfuerzo intelectual. No es sólo un pincel el que se desliza por el lienzo, impregnado éste de los trazos y colores que definen la obra final; sino que es el intelecto y las emociones del artista los que se plasman en el cuadro.

Es evidente que Manuel Castillero tiene una mente lúcida, limpia y bien estructurada; como se suele decir, si se me permite, “tiene una cabeza bien amueblada”. Es por ello que ha conseguido una obra final limpia, muy del gusto castellano; sin estridencias, pero cargada de esencia, de nobleza y de purismo, valores  que las gentes castellanas hacen suyos en gran medida.

Por último, dar las gracias al Consistorio de Segovia, encabezado por la alcaldesa Dª Clara Luquero, primera mujer en la historia que preside el Ayuntamiento de Segovia por mantener en estos momentos llenos de vaivenes su apuesta por la cultura en general; y, en particular, por organizar este precioso y preciado  Concurso de pintura, el cual ya ha cumplido catorce ediciones. Asimismo, agradecer la labor del Taller Municipal de Pintura en colaboración con el Grupo Aqua de acuarelistas de Segovia.
Antonio Serra Junior
Más información del artista


martes, 16 de septiembre de 2014

Pascual Aranda expone “Valladolid pintado” en el BBVA

Pascual Aranda ha elegido para presentarnos su nueva exposición, “Valladolid pintado”, la Sala de Exposiciones del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) de Valladolid., que se inaugurará esta tarde. Qué mejor ubicación que esta para mostrarnos algunos rincones de la vieja capital castellano-leonesa.


Exposición de pinturas de pascual Aranda en el BBVA
Pinturas de Pascual Aranda en La Sala de Exposiciones del BBVA de Valladolid

Es digno reseñar que la sede central del BBVA de Valladolid ocupa el viejo edificio conocido como Palacio de Ortiz Vega: residencia que fue de D. Antonio Ortiz Vega, conocido financiero vallisoletano de la época. Construido siguiendo el estilo arquitectónico palaciego francés, en la segunda mitad del s. XIX, restaurado a principios del pasado s. XX, para ser sede del extinto Banco Castellano: presentando la actual estructura; ha sufrido, con el paso del tiempo ulteriores modificaciones de carácter menor.

Pintura de Pascual Aranda
Óleo de Pascual Aranda en el BBVA


Pascual Aranda, nacido en Valladolid, no se define como un pintor localista, sino que sus pinceles están abiertos a los sentimientos y estos no tienen fronteras. De lo que si hace gala es de sus profundas raíces castellanas, sin caer en lo tópico ni en el atomismo de otros. Obviamente sus obras, por el entorno en el que vive, se ven marcadas por un aspecto vigoroso, recio, vital. Pero estos caracteres que resaltan en la trayectoria de Pascual Aranda, se corresponden con un mirar profundo y sereno. Su obra está impregnada de una continua búsqueda de la esencia de los paisajes, de los hombres y mujeres, y de todos aquellos elementos que aparecen en sus pinturas.

También se adecúa la época del año en la que ha optado por presentarnos su excelente y amplia exposición. El otoño de la capital vallisoletana es, seguramente, el mejor momento para contemplar los rincones que ésta alberga. La alternativa al paseo por las calles de la ciudad vallisoletana está en acudir a la exposición y disfrutar de la perspectiva personal e intimista que Pascual Aranda nos ofrece.

Sus obras presentan un acento impresionista; un impresionismo personal, si se quiere matizar. Pero en el profundo mirar, la serena contemplación y la madurez que aporta Pascual Aranda a cada uno de sus trazos se observa un claro influjo de los grandes maestros impresionistas del pasado siglo.

Nos vamos a encontrar con rincones envueltos en una atmósfera protagonizada por las primeras lluvias otoñales, que hacen de Valladolid una ciudad silenciosa en el ir y venir de las personas protegidas por sus paraguas, pero no exenta de vitalidad y dinamismo. Nos descubre lugares, rincones con un evidente sabor a tradición. Pero, en el mismo lienzo, exprimiendo la contemplación que todo cuadro requiere por parte del espectador, afloran aspectos plenos de vitalidad y de noble condición.

No hay excusa para las gentes que habitan la noble ciudad castellana, ni para aquéllas que se acercan reclamadas por los señoriales encantos del Valladolid contemporáneo, para no acudir a la Sala de exposiciones del BBVA sita en la céntrica calle del Duque de la Victoria y experimentar emociones y sensaciones con los viejos rincones  de la capital del Pisuerga.

En definitiva, Pascual Aranda abre una puerta de doble hoja, la del Valladolid que es y la del Valladolid que los ojos y el alma del pintor castellano ven. A esta doble visión el espectador, en su sereno contemplar, seguramente aportará la suya, llegando al objetivo final de toda exposición artística: el ser de las cosas, la visión que aporta el creador, y el mensaje que le llega al espectador.

Antonio Serra Junior

Sala de Exposiciones BBVA
C/ Duque de la Victoria, 12. 47001 – Valladolid.

De 16 al 29 de Septiembre de 2014.
Lunes a Sábado, de 19 a 21 horas.
Domingos y festivos, de12 a 14 horas.

Más información del artista



domingo, 7 de septiembre de 2014

'Susurrantes latidos' exposición de José Velázquez de Castro

Nueva exposición del pintor valenciano José Velázquez de Castro integrada por veintiuna obras de pequeño formato, en las que predomina como técnica pictórica principal el óleo. Puede visitarse en Eurostar Lucentum Hotel, Alicante, desde el 11 de septiembre hasta el 27 de octubre.


La temática que cohesiona esta muestra artística es la música en general, desgranada en sus múltiples vertientes tales como la danza, los músicos, el movimiento, etc. Alma sonora trasladada al lienzo; en unas obras en frenético movimiento, en otras la quietud que escucha el latido de los tonos o el susurro de un corazón enamorado de la vida.

Pintura al óleo de José Velázquez de Castro
Una de las pinturas de José Velázquez de Castro que podrán ver en la exposición

Es evidente que el alma de José Velázquez de Castro vive atrapada, cuasi subyugada, por la música en el sentido más amplio que se pueda dar. Pero, por encima de cualquier otra disciplina, la danza rige gran parte del expresionismo cromático que caracteriza buena parte de la obra de este pintor.

La figuración encarnada por músicos y bailarines fluye a través de trazos contundentes, de espesas pinceladas plenas de vitalidad que pinta con rapidez las emociones del momento, rostros sin ojos que sienten, disfrutan, aman y viven en una sinfonía constante de color. Rostros sin labios que hablan o sonríen en cada pintura. Son obras que están cargadas de una expresividad exacerbada. Se trata de una expresión lírica en la que nada escapa a la improvisación. José Velázquez de Castro escribe sus partituras sobre un pentagrama imaginario. Si el espectador observa con el detenimiento requerido, casi podrá escuchar las notas que se desprenden de cada pincelada.
Exposición individual en en Eurostar Lucentum Hotel , José Velázquez de Castro
Exposición individual de José Velázquez de Castro, en Eurostar Lucentum Hotel de Alicante
Quien visite esta exposición podrá disfrutar de unas pinturas vitalistas, sugerentes y cargadas de sensibilidad. Captan unos instantes en los que sumergirse, dejándose transportar por el ritmo, la melodía y el dinamismo en cada uno de los óleos de este pintor e ilustrador. 

Como José Velázquez de Castro ha comentado en numerosas ocasiones, nació de nalgas y lo primero que vieron de él fueron sus pies. Es por ello, que con su permiso, me atrevo a decir que él no sacó la cabeza para ver cómo era este mundo, sino que lo primero que hizo fue mostrar los pies, buscar un lugar para apoyarlos con firmeza, dar sus primeros pasos de danza y describirlos después haciendo uso de un pincel y de unos tubos de pintura, a modo de cuaderno de música. 

Así pues, esta exposición podrá ser visitada en el Eurostar Lucentum Hotel de Alicante, uno de los mejores hoteles de La ciudad. Ubicado en  la Avenida de Alfonso X el Sabio, en pleno corazón del casco antiguo, es un punto de referencia del entramado comercial y de negocios de la capital alicantina. 
Pintura de José Velázquez de Castro
Pintura que invita al baile de José Velázquez de Castro
En este inmejorable espacio se podrá disfrutar de la muestra de José Velázquez de Castro, dando las gracias a la cadena de Hoteles Eurostars por dar apoyo las iniciativas culturales y aprovechar la ocasión para animar a que el público conozca más en profundidad los rincones de la vieja Lucentum, nombre con el que se conocía bajo el imperio romano  a la capital de la Costa Blanca mediterránea.
Antonio Serra Junior

Lugar: Eurostars Lucentum Hotel de Alicante. 
Avda. Alfonso X El Sabio, 11. Alicante (España)
Inauguración: Jueves 11 de septiembre de 2014, a las 20:00 h. 
La exposición puede visitarse del 11 de septiembre al 27 de octubre de 2014.

Más información del artista
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...